ActualidadCultura

Las mariposas y Cortázar

Un día como hoy de 1984, fallecía en París Julio Cortázar y una invasión de mariposas como nunca se ha visto allí, invadía la ciudad de Buenos Aires

El Domingo 12 de Febrero de 1984 en que Julio Cortázar murió en París, la ciudad de Buenos Aires fue escenario de un hecho inédito en su historia: una invasión de mariposas. Al día siguiente, los científicos explicaron que una oleada de calor en una zona rural vecina originó una migración inicial de mariposas en busca de fresco, y que miles de ejemplares fueron acoplándose durante el trayecto, hasta que desembocaron en el centro porteño.

El fenómeno no se ha repetido, hasta hoy, pese a que ha habido veranos mucho más calurosos que aquel. Las crónicas, las notas y los comentarios publicados por entonces no relacionaron aquella alteración momentánea de la ecología de la ciudad con el deceso del escritor. Para casi todo el mundo se trató de una curiosidad científica o, en todo caso, una “nota de color” a la hora de conformar la agenda informativa de los medios, tan aburrida, en general, durante los meses de calor. Para Cortázar hubiera sido normal no sólo porque amaba las mariposas desde su niñez (y eso consta en su obra) sino también porque la irrupción de los elementos fantásticos en la más rutinaria de las normalidades era una de las claves de su narrativa. Que una ciudad que amó a un escritor resultase invadida por los más hermosos insectos el día de su muerte fue una de esas causalidades que él buscó y atesoró durante buena parte de su existencia.

Fragmento tomado del libro “Cortázar para principiantes” de Carlos Polimeni y Miguel Rep.

Julio Cortázar en Buenos Aires

Poniéndonos en plan más poético, podríamos pensar que quizás muchos otros días miles de mariposas volaban juntas al otro lado del océano pero nadie se fijó en ellas. Hasta que recordamos que Cortázar nos animó con sus cuentos a que buscáramos lo insólito en la normalidad, para mirar al otro lado de la orilla. Y al hacerlo, ahí estaban.

Como sea, y en plan de claro homenaje hacia la mariposa más colorida de la literatura latinoamericana, les compartimos aquí un breve relato de su autoría y narrado por su propia voz. Una historia que a 37 años de su deceso, nos habla de caer y levantarse. Casi una invitación a retomar vuelo, ante cada recaída.

Me caigo y me levanto (Julio Cortázar)

Fuente
Fragmento tomado del libro “Cortázar para principiantes” de Carlos Polimeni y Miguel Rep.
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba