CulturaGastronomiaMovilizamosTurismo

De paseo por la Avenida Central

Toda la esencia del panameño más puro concentrado en unas pocas cuadras

Antes de comenzar esta breve reseña, debemos advertir una cosa. Mucho de lo que enseñamos aquí está desapareciendo, esta mutando hacia una versión edulcorada de lo mismo, acicalada en exceso, buscando enseñar al turismo una experiencia quizás más higiénica y ordenada, pero desprovista de todo lo rico que transformó a esta emblemática vía panameña en un símbolo de la ciudad y su gente.

Como sea, no es más que el reflejo de toda la transformación que el casco antiguo está sufriendo, llevándose con eso lo más puro de sí, y atropellando los derechos de la gente que durante décadas le dio color al Barrio de San Felipe, y que sobre todas las cosas tenían allí un hogar que ya no tienen.

Nuestra postura es clara en esta historia, pero la dejaremos para desarrollar en otro posteo. Queremos concentrarnos en presentar una experiencia visual que asaltó nuestras retinas desde que la vimos, y que aunque en dosis más pequeñas, aún se pueden disfrutar allí.

La calle en sí, inicia su trayecto en el propio Casco Antiguo, en su intersección con la Avenida A, pero exhibe su más característica esencia a partir del Parque de Santa Ana, en dirección hacia 5 de Mayo. Innumerables comercios de los más variados rubros la bordean a los flancos, pero lo más interesante transcurre sobre la propia calle.

El paseo, que se convierte en peatonal desde allí, cobija sobre su adoquinado, un espectáculo callejero, donde los colores, los aromas, la alegría y sabores de su gente, conviven con una marea de visitantes dispuestos a comprar u obtener todo tipo de mercaderías o servicios. Por una pocas “cuaras” puedes conseguir frutas y verduras de todo tipo, cortar tu cabello, lustrar tus zapatos, jugarte la suerte a un billete de lotería, pintarte las uñas con artistas que te sorprenderán con sus destrezas o deleitarte con la dulzura extrema de sus “raspaos”. También te cruzarás con numerosos grupos de lugareños jugando partidas de damas y muchas damas del barrio luciendo en plena calle característicos “rollos” sobre sus cabezas.

No estamos hablando de nada glamoroso, distinguido o elegante, pero los panameños y panameñas son coquetas, coloridas, alegres, ruidosas, y les podemos asegurar, no hay mejor lugar en toda esta ciudad para deleitarse con todo eso, que la avenida central. Si quieres moverte al ritmo de la salsa Panameña, debes visitarla.

Fuente
Fotografías cortesía de photowalker.org
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar